De la democratización de las TI a las fábricas inteligentes

254
0
Share:

La revolución 4.0 ha impactado a las industrias de una forma rotunda. Las tendencias manufactureras enfocadas en la automatización y el intercambio de datos que se sirven de tecnologías como la computación en la nube, la robótica, la inteligencia artificial y el internet de las cosas han dado paso a las denominadas “fábricas inteligentes”: centros donde los sistemas ciberfísicos controlan los procesos físicos creando una copia virtual del mundo tangible.

Hablamos de máquinas cooperando entre sí y tomando decisiones descentralizadas a favor de los objetivos de producción, un hecho que para muchos puede parecer una escena distópica, pero que, frente a las necesidades de cada eslabón de la cadena de valor, marca un precedente sin retorno para el sector industrial.

Gracias a las inversiones en digitalización, las empresas logran ver aumentos significativos en la productividad de sus plantas, lo que, a su vez, representa aportaciones interesantes a la economía mundial. Los sectores que lideran esta transición son el espacial, automoción, defensa y producción industrial (fabricación en serie). Claramente se trata de contextos con enormes inversiones; no obstante, los criterios con que las compañías tecnológicas desarrollan sus avances apuntan a una accesibilidad de sus productos cada vez mayor.

Te puede interesar: Perspectivas para abordar la modernización tecnológica

La democratización de la tecnología ha ocurrido por el abaratamiento de las creaciones y la facilidad de acceso a tecnologías que antes eran inaccesibles. Así, hoy una organización cuyas utilidades todavía no se miden con la de las grandes empresas alcanza a practicar la innovación y experimentar mejoras en sus procesos que la catapulten en el mercado.

Una realidad digital marcada por la expansión del internet y aplicaciones que permiten manejar enormes flujos de datos e integrar información de diferentes fuentes marcan la base para que cualquier fábrica pueda convertirse en “inteligente”. El modo cómo ha evolucionado el universo de los sistemas de gestión empresarial que contemplan ERP, CRM, inteligencia de negocios, entre otras herramientas clave para el manejo de la compañía, deja claro que ya todo tipo de organización puede asumir la transformación digital y abrirse paso a niveles más altos de digitalización.

El camino se ve suavizado por las modalidades de contratación bajo demanda, que figuran como un modelo de negocio más reciente que lleva la tecnología de firmas de clase mundial a las manos de empresas de todos los tamaños y sectores.

Los retos, tanto para quienes recién entran en la cuarta revolución industrial como para quienes han aprovechado la ola desde el inicio, están en hacer frente a la obsolescencia dada por la velocidad de los avances y en asumir un liderazgo en términos tecnológicos definido por la disrupción.

También te puede interesar: El poder de machine learning para transformar negocios

Share:

Leave a reply

[index]
[index]