4 cambios tecnológicos para los ejecutivos en estos 10 años

Share:

Debido a su evolución, la tecnología puede ser percibida más o menos como un ente, por lo menos aquella que implica inteligencia artificial o aprende por sí misma alimentada de algoritmos. Si ella (la tecnología) pudiera participar, al igual que los humanos, en el reto de los diez años –10yearschallenge–, mostraría cambios increíbles que darían cuenta de su transformación en tan solo una década y dejarían en puntos suspensivos lo que resta de este siglo.

Los impactos del desarrollo tecnológico con claridad se han dado en el entorno del individuo; mas el escenario empresarial también ha sufrido mutaciones importantes que se pueden palpar en las nuevas formas de consumo y de hacer negocios. Así, del 2009 al 2019, los ejecutivos muy probablemente han transitado por algunas de las siguientes situaciones.

  1. “Dame tu PIN” y la revolución de los smartphones

Un representante corporativo sin PIN no era parte de la logia Blackberry, una suerte de club digital donde los usuarios podían chatear y mantener una comunicación directa con los clientes. En la actualidad, sin PIN y con un mercado bastante competido, los teléfonos inteligentes continúan brindándoles a los ejecutivos ventajas enormes: prácticamente toda la empresa al alcance de la mano, con CRM, ERP e interesantes paneles de visualización incluidos.

  1. “Cuando vuelva a la oficina” y la revolución de los sistemas de gestión

En la antigüedad, todo lo que se debía cargar en el sistema de gestión empresarial solo se podía hacer en la computadora de la oficina conectada a la red local. Gracias a la nube y los dispositivos móviles, hoy es posible controlar de modo remoto la cadena de suministro, acceder a información actualizada en tiempo real y co-crear archivos entre distintos departamentos. La movilidad se ha transformado en una especie de poder que da a los colaboradores la habilidad de aprovechar grandiosamente las oportunidades.

También te puede interesar: Resistencia al cambio en la transformación digital

  1. “No he podido ir al banco” y la revolución de las fintech

La industria financiera que aplica la tecnología para sus procesos tiene varios segmentos que incluyen medios de pago y dinero electrónico. Ahora, dotadas de una gran seguridad, las transacciones pueden ejecutarse desde cualquier lugar y en cualquier momento, de manera que la ida al banco ya no es obligatoria; tampoco lo es trabajar con la moneda corriente o el banco de siempre.

  1. “No manejo esos datos” y la revolución de la analítica

En 2019 ya no hay lugar para pálpitos y suposiciones. Los datos son el nuevo petróleo y la forma cómo la compañía los maneja puede significar tanto el progreso como el decaimiento del negocio. Una estrategia empresarial cónsona con la realidad tiene un componente tecnológico basado en datos, de manera que los softwares y aplicaciones para su gestión deben ser también partícipes en la toma de decisión.

Uno de los grandes habilitadores digitales de esta era es la nube, esa abstracción de la que depende casi todo el mundo en este momento. El entorno corporativo ciertamente le debe mucho, pero más allá de una visión distópica, vale repasar cómo la vida se ha simplificado y afinar la mirada a las tendencias que pueden nutrir la actividad empresarial. Dentro de otros diez años, hablamos, ¿desde carros voladores? Con dificultad, aunque quizá sí con una presencia extendida de vehículos autónomos vinculados a la logística.

Share:

Leave a reply

[index]
[index]